Inicio Astilleros Servicios Noticias Localización Contacto
 
 

  

FICHA DE LA NOTICIA

Naval de Vigo: Así se descubrió el contrato oculto de los trabajadores bolivianos
El papel privado que reconocía la deuda de los inmigrantes con la empresa que los reclutó en Bolivia solo salió a la luz cuando una parte de los obreros se sintió engañada
Fecha: 2007-10-29
Fuente: La Voz de Galicia

Un contrato privado firmado con pleno consentimiento de cada trabajador no habría salido nunca a la luz si ninguno de los firmantes hubiera querido. Con el temor a una deportación y la desconfianza en la gente de un país extraño jugando como factores en contra, más que paciencia y horas de charla necesitó CC.OO. para poder tener en sus manos y sacar a la luz el documento del escándalo: un contrato de deuda firmado por uno de los 23 trabajadores reclutados en Bolivia por la empresa asturiana Tablan Consulting, por el que el obrero se compromete a pagar más de 12.000 euros (en concepto de costes de viaje a España, formalización de papeleo, estancia y formación) en el plazo del primer año de trabajo y admite que, en caso de incumplimiento, dicha cantidad se le reclame mediante embargo del salario o por vía judicial.

¿Cómo llegó el sindicato a hacerse con la prueba irrefutable de un contrato que nada más salir a la luz ha sido declarado nulo por la Administración de Trabajo y ha puesto a Tablan Consulting en el punto de mira de una investigación judicial? La subcontratista asturiana incorporó al astillero Metalships el pasado mes de septiembre a su cuadrilla de 23 bolivianos, expertos en soldadura, con todos los papeles en regla. Los sindicatos del naval vigués tienen por buena costumbre que, cada vez que se incorpora una empresa nueva al sector de la que no tienen referencias, repasan su documentación. Eso fue lo que hizo el comité de empresa de Metalships, con más celo si cabe en este caso, por tratarse de trabajadores inmigrantes. «La documentación presentada en el astillero estaba bien, así que se contrastó hablando con los trabajadores», explica Ramón Sarmiento, responsable del naval de CC.OO.

Temor a la deportación

El sindicalista relata que, muy poco a poco, algunos obreros bolivianos comenzaron a expresar cierto malestar a sus compañeros más próximos del astillero. «Entendemos que debió de haber puntos del acuerdo privado que no se estaba cumpliendo y se sintieron engañados», afirma. El temor de los trabajadores obligó a los sindicalistas a tratar el tema con la máxima cautela. «Se va hablando con ellos de su situación, el sueldo que cobran... pero llega un momento en que nos dicen que no pueden seguir hablando porque tienen un acuerdo privado -dice Sarmiento, y continúa-, 'no podemos reivindicar el convenio del sector porque tenemos otro documento', le dicen al comité, y así es como lo descubrimos». El responsable del naval de CC. OO. explica que cuando el comité de empresa de Metalships pone al sindicato al tanto de la situación se decide actuar.

Ahora el contrato de deuda ha sido considerado nulo y la empresas subcontratista, Tablan Consulting, se ha comprometido a redactar un nuevo acuerdo laboral exento de cláusulas de retención económica. Además, los operarios bolivianos tienen garantizada su actividad, ya que Tablan seguirá trabajando para Metalships, al menos mientras la investigación en curso no dictamine nada en contra. Comisiones advierte por su parte que seguirá vigilante. «Haremos un seguimiento para que no se prescinda de ninguno de los 23 trabajadores», afirma Sarmiento.

Medio millar de inmigrantes

Los sindicatos del naval vigués reconocen que la inmigración amenaza con desbordar al sector. En estos momentos, la mano de obra extranjera supone ya un 5% del total de los 10.000 trabajadores en la ría de Vigo. Los operarios llegan de procedencia muy diversa: Senegal, Gana, Sierra Leona, Latinoamérica, Portugal y Este de Europa.

El temor a las irregularidades está más que justificado. Hace dos meses, los sindicatos obligaron a Barreras a rescindir el contrato de una empresa cuya plantilla, integrada por 80 uruguayos, llegó a España con visados de turistas. La misma vía de salida es la que han seguido varias empresas integradas por plantillas de rumanos o portugueses que trabajaban a bajo coste.

Los astilleros prevén la llegada de una nueva oleada de entre 200 y 300 extranjeros en el plazo de tres meses para suplir la carencia de mano de obra en un sector saturado de carga de trabajo. Los sindicatos advierten: o todos iguales, o no pasarán.

  Enlaces Aviso Legal